Te encuentras en: A.C.H > Celtiberia CARÁCTER GUERREO
Cuenta Estrabón en su geografía, que los guerreros celtíberos eran especialmente fieros en la lucha cuerpo a cuerpo. Atacaban en conjunto infantes y caballería. Nos narra también, que tenían adiestrados sus caballos para escalar por las sierras así como, para arrodillarse cuando les era requerido.

Debió ser enorme la resistencia que encontró Roma en estas tierras. Se enfrentaron a guerreros infatigables que no temían a la muerte. Estos pueblos creían en la inmortalidad de las almas, sintiendo un desprecio absoluto por la muerte, quedando explicado con esto el derroche de valentía que mostraban en la lucha.

Los autores clásicos nos informan sobre como los celtíberos preferían morir antes que entregar sus armas, valga como ejemplo el testimonio de Livio que explica el estupor de Catón en el 195 ac., al observar como muchos celtíberos se quitaron la vida convencidos que sin armas no valían nada (Livio, Dec., XVII y XXXIV), o el de Justino, el cual afirma que los celtíberos amaban más a sus armas que a su propia vida.

El rito funerario de los caídos en batalla es, sencillamente extraordinario, se trata de la exposición de los cadáveres de los caídos en la batalla a los buitres. Vaga la descripción de estos dos autores clásicos: Silio Itálico y Eliano.
Los celtíberos consideran un honor morir
en el combate, y un crimen quemar el
cadáver del guerrero así muerto; pues
creen que su alma remonta a los dioses
del cielo, al devorar el cuerpo yacente
el buitre.
(Silio Itálico, Púnicas 3, 340-343)

Los vacceos, pueblos de Occidente, a los
que han perdido la vida en el combate,
los consideran nobles, valientes y
dotados de valor, y, en consecuencia,
los entregan a los buitres porque
creen que estos son animales sagrados.

(Eliano, De nat. Anim., 10-22)