Te encuentras en: > Celtiberia SACRIFICIOS


Sobre este tipo de ritos en la Península, Estrabón nos da una interesante referencia acerca de los pueblos del norte: sacrifican a Ares un chivo, cautivos de guerra y caballos (Estr. III, 3, 7)Las fuentes literarias nos describen la existencia de sacrificios humanos, algo muy común en el pasado de la humanidad, sin embargo, la muerte ritual hiere la sensibilidad de tal modo que es necesario precisar si estamos ante invenciones de nuestras fuentes o ante realidades con una coherencia interna.


Altar de los sacrificios

Si leemos con atención las referencias de los clásicos vemos una confusión, intencionada o no, entre sanción o castigo y sacrificio, pese a haber una gran diferencia entre estos conceptos. Un castigo es una pena condenatoria por infringir la ley, mientras que un sacrificio es un acto religioso, donde la consagración de la víctima es fundamental pues es sublimada y transferida de la esfera humana a la esfera divina, por tanto, un sacrificio no hay que verlo como un acto de barbarie sino como un reflejo de la visión religiosa de un pueblo. Todo el ritual tiene un carácter codificado: los modos de dar muerte, los instrumentos a utilizar, la precisión de los gestos... no se deja nada al azar, no se improvisa. Diodoro es el único que en su relato hace una distinción entre sacrificio y pena, acerca de los druidas galos dice:

[...] ofrecen la muerte de un hombre y
le clavan un cuchillo en la
región por encima del diafragma, y
cuando la víctima herida ha caído,
interpretan el futuro a partir de la
forma de su caída y de las convulsiones
de sus miembros, así como del manar
de la sangre, pues aprendieron a
confiar en una práctica antigua y
continuada de observación de tales
materias.

(Diodoro V, 31,3-4)